domingo, 5 de marzo de 2017

Saliendo del armario…



Difícil aceptar que uno es distinta…

Años intentando encajar en los más diversos grupos sociales y terminando siempre decepcionada porque no llenaban mis expectativas ni yo agradaba al resto de las personas.

Un día mi amiga Sol me confió su secreto y supe que no era la única…

Finalmente me rendí y me atreví a ser lo que soy y a no esconderme en falsas personalidades… Ahora soy libre… Pero me faltaba algo: comunicar mi verdad al mundo… Primero me prometí que en el 2012 confesaría mi secreto a todos… y no pudo ser.. y así fui postergando esta confesión hasta que hoy por fin me rendí ante la verdad.

Sí… yo también canalizo.

Habrán escuchado mucho acerca de la canalización en el ámbito espiritual, sin embargo creo que está muy mal entendida. Se ha limitado y tomado como algo exclusivo, de ciertas personas con un elevado rango espiritual… un privilegio… un "don" escaso, otorgado solo a ciertas seres especiales. Pero eso está muy alejado de la realidad pues dentro de cada uno de nosotros hay un canalizador en potencia. Constantemente estamos siendo medios o canales para que otros seres se expresen, pero lo hacemos sin mayor conciencia.
Creer que solo se canalizan divinidades o seres de las más altas esferas celestiales es otro error… Se puede canalizar desde cualquier fuente y esto se hace por sintonía.
Si yo sintonizo en tu frecuencia y tú en la mía podemos transmitir conjuntamente verdad? Eso pasa con todas las dimensiones. Cuando sintonizamos con alguien nos podemos comunicar… es como coger el teléfono para hablar.

Para mi hubiese sido más fácil confesar que soy gay, marciana o  pero me costaba demasiado entregar esta realidad al mundo, sobre todo porque hay demasiados pseudo espirituales que, viendo la oportunidad de sentirse importantes o de ganar dinero, dice entregar mensajes del AA Miguel o de Saint Germain, de María o del mismísimo Jesús que temí (y aún temo) caer en ese montón… Por ahora asumo que es el miedo de mi ego a ridiculizarse o a perder el control de su vida, porque mi espíritu está libre de temores y sabe que ha venido a cumplir una misión a este planeta.

Ser un canal de expresión para seres de dimensiones distintas no nos vuelve mejores o peores personas… tampoco especiales. Es un servicio que se brinda a la humanidad. Ya explique que no es un don, tampoco un talento. Es una característica más como ser rubia o morocha, gordo o delgado…

Cuando estudiaba Tarot, mi maestra me dijo: Con este instrumento te ordenarás con tus canalizaciones. Será el teléfono para conectarte con los mensajeros del otro lado… y la verdad fue así… pude clarificar los mensajes para cada consultante.
Y cuando entre a estudiar Astrología lo primero que me dijo el profesor al ver en mi Carta Astral a mi Sol conjunto a Neptuno, regente de mi 12, y a mi Nodo Sur en Piscis: Serías un excelente canal… y yo solo me puse colorada como tomate… Sentí que había quedado al descubierto… y eso para un Escorpión es terrible.

Ser un canal o medio (médium) para que seres de otras dimensiones se comuniquen es lo más común que hay… el tema es que por sintonía, cada cual canaliza de acuerdo a como está vibrando… por eso es importante mantenerse el altos estados vibratorios y no caer en estados depresivos, rabiosos, beber alcohol o cerveza, fumar, o comer alimentos de baja vibración (cadáveres)… porque igual podrás canalizar, pero solo seres de la más baja frecuencia vibratoria… seres que habitan en el astral y aún no aceptan que abandonaron la 3D… y para eso no hay mas que mirar alrededor y ver a tanta gente entregando mensajes de miedo, de control, de guerras, catástrofes, de dogmas… Hay que usar toda la capacidad de discernimiento para saber de donde vienen los mensajes de cada canalizador.

Y bueno… ya he comunicado este secreto a voces… pero que, en estos tiempos de claridad y de acuerdo a los procesos que estoy viviendo, era necesario para mi sacar a la luz…

En Alegría infinita, Gratitud, Amor y Conciencia…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...