miércoles, 23 de abril de 2008

Los Tres Filtros de Sabiduría




Una jornada más en la construcción del Templo en que Hiram terminaba cansado. El Maestro Hiram se recostó bajo el frescor del Ébano para ese tan merecido descanso. Fue ahí que subiendo en su dirección, se aproximó su Maestro Constructor predilecto, quien le dijo:

- Maestro Hiram... Le voy a contar lo que andan diciendo del Segundo Maestro Constructor. Hiram con su infinita sabiduría respondió: - Calma, mi Maestro predilecto; antes de contarme algo que pueda tener relevancia, ¿ya lo hiciste pasar la información por los "tres filtros de la Sabiduría"?

- ¿Filtros de la Sabiduría?

- ¡Jamás me fueron transmitidos!, -respondió el predilecto.

- No te los enseñé, porque no había llegado el momento; sin embargo, escúchame con atención. Todo cuanto te digan de alguien, "pásalo por los tres filtros de la sabiduría", y en el Primero, que es la de LA VERDAD, yo te pregunto: ¿Tienes certeza de que lo que te contaron es realmente la VERDAD?

Medio desorientado el Maestro respondió:

- Bueno, no tengo certeza realmente, sólo sé que me lo contaron.

Hiram continuó:

- Entonces, si no tienes certeza, la información se escurrió por los hilos del primer filtro y ahora, reposa en el segundo, que es el filtro de la BONDAD.

Yo te pregunto: ¿Es alguna cosa que te gustaría, dijesen de ti?

- De manera alguna Maestro Hiram. ¡Claro que no!

- Entonces tu historia acaba de pasar por los hilos de la segunda reja y cayó en las crucetas de la tercera y última; y te hago la verdadera pregunta:

¿Encuentras necesario hacer inquietar a tu Hermano y Compañero con esta historia sobre él mismo?

- Realmente Maestro Hiram, pensando con LA LUZ de la razón, no hay necesidad.

- Entonces la historia acaba de filtrarse por los hilos de la tercera reja, LA NECESIDAD, perdiéndose en la inmensa tierra. Nada sobro para contar.

- Entendí al poderoso Maestro Hiram. De ahora en adelante, solamente buenas palabras, tendrán lugar y camino en mi boca.

- Ahora eres un Maestro. Vuelve a tu pueblo y construye tus Templos, pues ya has terminado tu aprendizaje.

RECUERDA SIEMPRE:

Las abejas, las Grandes Constructoras del Arquitecto del Universo, en las inmundicias de los charcos, buscan bellas flores para sus laboriosas obras, sin embargo las sucias moscas, buscan en los cuerpos enfermos, las llagas y las heridas para mantenerse vivas. ¿Quieres ser abeja o mosca?

Tomado de la red

Sueños



... Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar...
decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas,
decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución,
decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis,
decidí ver cada noche como un misterio a resolver,
decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos.
Aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar,
descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui.,
Me dejó de importar quién ganara o perdiera;
ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo".

Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento,
"el amor es una filosofía de vida".
Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas...
Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.
Desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar.

Walt Disney


Mer

lunes, 21 de abril de 2008

¿Por qué crees que cruza la calle cada signo?




Humor astrológico

Aries
Para discutir con alguien que está del otro lado.

Tauro
Se le metió la idea en la cabeza.

Géminis
Para charlar con la vecina de enfrente.

Cáncer
Se sentía solo y abandonado.

Leo
Para demostrar coraje y llamar la atención.

Virgo
Todavía no la cruzó, está calculando el ancho, la velocidad de los coches, la mejor hora de atravesarla, etcéra.

Libra
Tampoco la cruzo, porque todavía no decidió de que lado estará mejor.

Escorpio
Estaba prohibido, como no.

Sagitario
Le pareció una idea divertida y le dio la gana.

Capricornio
Fue ha hacer negocios, a la acera del frente.

Acuario
En ese lado había demasiada gente común.

Piscis
¿Qué calle…¿eh?...ahh!!!..la calle!!!!

desconozco el autor


Mer

miércoles, 16 de abril de 2008

Entra a la Vida


La vida, en sí, es un problema. Los problemas de todos los días son su vitalidad y su reto.
Ahí se trazan la trayectoria, la definición y la victoria, porque siempre habrá problemas y conflictos... Siempre un destino inevitable y una parte que el hombre deber ser consciente de manejar. Siempre un acierto que nos realice y un error que nos haga fracasar. Conjugar todo eso no es fácil...

Los caminos cambian, el dolor desgasta.

Vivir es batallar o rendirse. Sólo las armas religiosas, morales y espirituales, unidas al manejo de voluntad y esfuerzo, hacen que la raíz no se ablande y la cosecha no se seque.
Lo que importa es la actitud mental junto a la vida. Hay vidas llenas de dolor que no lucen amargas, y vidas llenas de ventaja que lucen desabridas.

Aunque muchos duden, confía en ti mismo.

Ponle rienda a tus pasiones y paciencia a tus logros. Ponle calma a tus reflexiones y fuerza a tus acciones. Ponle peso a tu balanza y poder nivelador a sus agujas.
Ten alerta el pensamiento y en guardia la voluntad. No hagas dominadora tu fantasía, ni inconsciente tu realidad.

No te sientas vencido, y nunca triunfador del todo. Siempre habrá huecos en tu vida, porque ésta no llega nunca a su total plenitud.
No ataques las corrientes que nazcan en tu corazón. Por pequeñas que parezcan, si les vas ahondando el cauce, puede llegar el dia en que se conviertan en potentes manantiales.

Supera a los que puedas, mejora a los que te rodean y no margines a nadie.

No lleves la vida como un libro de entretenimiento y frivolidades, sino como un libro para aprender a meditar.
No vivas evadiendo tu cuota de servicio y de responsabilidad.
Todos tenemos culpa y todos tenemos parte en el desastre.

No des tanto tiempo a las disculpas. Mejor busca las causas, elabora la rectificación y toma nuevas decisiones.
No sientas la vida como el palpitar de un dolor, sino como el renacer diario de tu corazón.

Lo que no puede faltar en ninguna vida es el amor, porque es lo único que la hace visible, es lo único que fija posturas, define posiciones, achica el sacrificio y deja un sedimento que suaviza, afianza, perfuma y sostiene.
No te pasees por el mundo:

¡Entra a la vida!

Pero no rondes por su periferia... ¡métete en su corazón! 

Zenaida de Argamasilla

Me®

La Cárcel Imaginaria


Mucha gente cree que es característico del sabio escapar de la sociedad, huir a la montaña, refugiarse en la cueva. El verdadero sabio nunca escapa de la sociedad, más bien se aleja en un intento, siempre doloroso, de renunciar a su identidad.
Durante miles de años hombres y mujeres hemos vivido presos, y a nuestras prisiones le hemos puesto bellos nombres: las llamamos templos, religiones, partidos políticos, ideologías, cultura, civilización, escuelas de psicoterapia, empresa exitosa, fama, poder, honores.
Por hermoso que sea el nombre de la prisión y por bien que se viva en tu cárcel, tú sabes que estás preso, porque quienquiera que viva conforme a una idea que lo condiciona es su prisionero.
Aunque tu celda sea de primera clase, aunque el patio sea tan grande que tus ojos no lleguen a ver los muros, aunque la atención en la prisión sea de cinco estrellas, aunque te prometan permisos de salida cada vez más frecuentes, aunque las cadenas sean transparentes y no pesen demasiado comparándolas con las de otros, aunque sea una prisión que aparentemente tú elegiste, aunque compartas la celda con aquellos a los que más quieres...
Aunque tú no quieras saberlo... Estás preso.
Nunca entraste en la prisión. Naciste allí y te ordenaron quedarte cuando todavía no eras consciente (y posiblemente aún no lo seas del todo).
Te condicionaron para que estudiaras, trabajaras, te enamoraras y casaras dentro de la cárcel.
Te entrenaron y te hipnotizaron para que no pudieras ver los barrotes.
Te condicionaron para que creyeras que solamente allí estarías protegido.
Te dijeron que después de todo era lo mejor a lo que podías aspirar.
El día que te enteres de dónde estás, e intentes decirlo en voz alta, los otros, tus compañeros de prisión, te dirán que es mentira. Y te dirán que la verdadera cárcel está fuera de esos muros. Y llorarán al cielo echando maldiciones para todos los que han intentado mostrarte otra verdad.
Y te dirán que la libertad no existe y que fuera está el infierno.
Te mostrarán que allí dentro puedes realmente tener todo lo que desees (menos libertad, claro). Tratarán de seducirte con premios y aplausos para que quieras quedarte.
Te ofrecerán dinero, sexo y lujos, condiciones "especiales" porque (te dirán) tú eres especial.
Y para impedir que te vayas, te amenazarán con castigo y tortura si no aceptas su oferta.
Y, si de todas maneras te vas, quiero que sepas que... saldrán a buscarte.
Porque tú eres una amenaza.
Vendrán por ti para llevarte de regreso o para mostrar tu cadáver a todos y demostrar con eso que la vida fuera es imposible.
Pero no desesperes, no te asustes... Una vez libre, si tú no quieres, nadie puede encerrarte.

Extraído de "Shimriti", de Jorge Bucay.

Me®

lunes, 7 de abril de 2008

Ha llegado mi amigo el Otoño



Camino por la calle sintiendo el viento aún cálido y los sutiles aromas de otoño… me detengo a mirar como caen en suaves cascadas las hojas de los árboles...
Pienso…
Añoro…

Siempre me llamó la atención esto de que la vida tenga distintos ciclos en lo externo así como en lo interno. Antes amaba la parejura y hubiera congelado los instantes que me hacían más feliz… No me gustaba esto de los cambios. Siempre el mismo peinado, el mismo estilo de ropa, Soñaba que algún día quedaría congelada en ese instante sublime para vivirlo eternamente. Me causaba dolor cambiar de una estación a otra, de un curso a otro, de una ciudad a otra… Mi exceso de planetas en signos fijo no me facilitaba las cosas.

… Pero aprendí…

Ahora vivo la alegría de no saber que va a suceder mañana. Me encanta pensar en la vida como en una aventura más y me despierto ansiosa por saber que nueva experiencia me traerá la vida…
Ahora vivo esta experiencia otoñal que no se que me trae… Me quedo unos instantes contemplando el paisaje otoñal antes de entrar al cálido refugio de mi hogar… miro por la ventana la alfombra de hojas que caídas y mi alma se estremece de emoción… Todos los recuerdos acuden a mi y recibo el aviso para acudir a mi cita imperdible de cada año: El encuentro con mi interior… Aunque parezca un tanto egoico, me encanta encontrarme conmigo misma y revisar como he andado la vida… Disfruto del clima suave, los primeros vientos helados y disminuyo las salidas… Es tiempo de dedicarme al trabajo y estudios y me concentro en eso.

¡Bienvenido Otoño! Llegas a mi en el momento justo, cuando mi alma y mi cuerpo piden a gritos descanso y retraimiento…

Gracias por llegar siempre puntual a mi vida…

Mer 

Déjanos tu huella...